Sistemas de Alerta Temprana

El ser humano está expuesto a un gran número de desastres, como consecuencia de fenómenos naturales ó como resultado de actividades antrópicas. Dichos fenómenos han ido incrementándose en las últimas décadas, generado grandes pérdidas económicas, ambientales y de vidas humanas (Domínguez-Calle & Lozano-Báez 2014, Maturana 2015). Varias iniciativas han pretendido disminuir el impacto de estos fenómenos, requiriendo no sólo el compromiso de la comunidad académica, sino también del mundo político, viéndose reflejado en la implementación de Políticas Públicas, Leyes, Reglamentos y Presupuestos para una Gestión Integral del Riesgo mucho más Preventiva y permanente en la Agenda Pública.


En Colombia, la Ley 1523 de 2012 "Por la cual se adopta la política nacional de gestión del riesgo de desastres y se establece el Sistema Nacional de Gestión del Riesgo de Desastres y se dictan otras disposiciones", define la gestión del riesgo como un proceso social orientado a la formulación, ejecución, seguimiento y evaluación de políticas, estrategias, planes, programas, regulaciones, instrumentos, medidas y acciones permanentes para el conocimiento y la reducción del riesgo, con el propósito explícito de contribuir a la seguridad, el bienestar, la calidad de vida de las personas y al desarrollo sostenible.


De acuerdo a Domínguez-Calle & Lozano-Báez (2014), la gestión del riesgo incorpora cinco componentes principales:

1) la identificación y evaluación del riesgo;

2) la reducción del riesgo;

3) la protección financiera;

4) los preparativos y la respuesta a los desastres, y

5) la recuperación después de un desastre.